El 13, chiquitito pero matón


el 13jpg

Recientemente alguien me comentó en un correo sobre un bar llamado El 13. La verdad al inicio decidí dejar al susodicho bar en la parte de abajo de mí lista de temas para escribir, pero una conversación con un amigo me hizo cambian de idea.

Una de las primeras cosas que me causó curiosidad fue la dirección del lugar, siempre que le pregunta a alguien; me topaba con las misma oración: ….diagonal a Puchos… bueno en mí memoria los únicos lugares en diagonal a Puchos eran un minisuper y un venta de emparedados, después de preguntar un poco más; alguien me dijo que esa venta de emparedados había evolucionado en forma de bar.  Yo ya conocía el lugar; al menos en su forma primaria de sandwichería. Hace casi un año había comido ahí, una o dos veces.

Un fin de semana que anime a ir de noche a ver como era la cosa, escogí un domingo y temprano como a las 8 p.m. Después de hacer el viaje; desistí un poco antes de llegar, persuadido por el molote de gente en la acera y los chuicas viejos (como telas) que colgaban al frente del sitio. En una extraña coincidencia el día que había elegido era un 13, el 13 de febrero un día antes del día de los pepiados. Decidí ir en otra oportunidad al bar, preferiblemente entre semana, motivado en parte por mi errónea elección de fecha. He de recordar que ni los centros comerciales eran lugares tranquilos ese día; invadidos por los globos en forma corazón, las tarjetas de colores pastel y las canciones románticas.

El miércoles siguiente me apersone en El 13 como a las nueve de la noche, fui acompañado. Descubrí que el lugar recibió una considerable ampliación desde sus días de venta de sándwiches, caben muchas personas más adentro; sin llegar a ser enorme. La atención es buena; y a parte de tomar se puede comer algo en un ambiente tranquilo y relajado. Hay una puerta y varias ventanas que dan al exterior directamente, algo un tanto inédito dentro de los bares gay de San José y más o menos común en los sitios gay friendly . Me entere que el bar fue cerrado una vez, debido a que las personas consumen licor en la acera, cosa que es ilegal en este país. Fuera de ese incidente el sitio es muy tranquilo.

No hay una gran diferencia entre El 13 que vendía sándwiches y El 13 actual que también vende licor. Incluso siguen abriendo de día. Quizás lo bueno de este lugar es el ambiente relajado, sobre todo entre semana. El bar invita a la conversación y además atrae a visitantes variados. La gran concurrencia los fines de semana se debe seguramente a su cercanía con Puchos y el Bochinche. Creo sinceramente que este tipo de sitios prosperaran en el futuro, debido en parte a que atraen a las personas que se sienten un poco fuera de lugar en las discos. No será mi ultima visita… sobre todo porque el primer día que fui conocí a alguien y me divertí mucho.


Actualización, El 13 recientemente cambión de local, espero pronto hacer una visita para escribir una nueva entrada en el blog sobre el lugar.

ver en ele mapa

quevarasdemae@gmail.com

Comentarios o sugerencias. Gracias.

Deja un comentario (los comentarios podrían tardar en aparecer, aprox. 5 minútos)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s