Dele viaje, introducción (parte 1)


ARENAL

En mi primer año de universidad conocí a un mae, no era costarricense, estaba de paso por algunos meses. Empezamos a salir esporádicamente, meses después ocurrió este viaje que voy a narrar. Por cierto el nombre del mae era Marco.

He cambiado los nombres de las personas y de los lugares, en parte porque esto no altera la historia y porque soy malo para recordar ese tipo de cosas.


El inicio

Era temprano, Marco me recogió cerca de mi casa, yo llevaba un salveque  con unas cuantas pantalonetas, algunas camisas, dos pares de tennis y en esa época mi inseparable gorra.  Desde mi casa al aeropuerto eran unos 15 minutos por circunvalación y luego por la pista, aproveché para hacer algunas preguntas sobre el hombre que nos acompañaría en el viaje, Marco respondió sin titubear a cada una de ellas, parecía que lo conocía bien.   Mi primer interés fue su edad, Marco contestó que era un poco mayor que él, quizás unos 48 ó 50 años. Después en el resto del camino me enteré  que era la segunda vez que este amigo de Marco viajaba a Costa Rica, la primera vez fue en la navidad del año anterior, cuando estuvo más o menos una semana en el país.

Giramos en la rotonda para luego entrar al área de  parqueos del Juan Santamaría, el auto que llevamos era rentado como muchos de los que llegan ahí. Nos bajamos para ir a la puerta de llegadas, pero no dimos ni 10 pasos, cuando vimos un hombre con una enorme maleta que nos saludaba con la mano y se aproximaba hacia nosotros. La silueta del hombre grueso recortada por la luz exterior se hizo más clara, nos presentaron y después durante la primera conversación me enteré que esperábamos a otra persona. Sobre la maleta de Bill, así se llamaba el amigo de Marco, había un paquete envuelto en plástico adhesivo .  Esperamos unos 20 minutos hasta que llego José, un mae de unos 23 o 24 años, tal vez menos, es difícil precisar. Traía un salveque donde a  duras penas cabria una camisa y un pantalón, así que dude sí era nuestro otro compañero de viaje.

Bill tomó el paquete que traía, el plástico se desprendía con dificultad, dejando al descubierto lo que parecía ser una horquilla de bicicleta, una rueda y un asiento. Bill unió las tres partes con unos mecanismos a base de seguros, no eran necesarias tuercas o llaves, y el resultado fue un monociclo. Creo que era el primer monociclo que observaba en vivo. Bill alentó a José para que intentara andar en el monociclo, en ese momento comprendí que el objeto circense era un regalo, José subió al asiento y logró mantener el equilibrio por un corto trayecto. Las demás personas en el estacionamiento miraban tan peculiar acontecimiento,  un joven intentando dominar un monociclo entre las hileras de autos, después de unos minutos todos subimos al auto. En los asientos de adelante Bill y Marco, en los de atrás José y yop.

El mismo hotel

Nos dirigíamos al Hotel Lagos en La Fortuna de San Carlos, extraña coincidencia, en ese mismo hotel; yo me había quedado en el último viaje con mi clase de colegio. Por sugerencia mía tomamos el camino por Zarcero, ese pueblo siempre me pareció pintoresco , me llevaron cuando yo era niño así que me traía buenos recuerdos.

Zarcero no fue benévolo con nosotros, llovía mucho y el parque era un charco. Aun así Marco y Bill insistieron en bajar y tomar fotos, yo hice de fotógrafo, era mi forma de evitar salir en las imágenes.  Las capturas no se diferenciaban en nada a una típica fotografía  turística , tres hombres mirando hacia la cámara con el parque más atrás y al fondo lejano las montañas. En la foto la sonrisa de José era particularmente amplia, las diferencias de altura eran grandes, Bill y Marco eran bastante más altos que José, aun así en la imagen David vencía a Golead, José subido en una grada más alta halaba las cabezas de los dos extranjeros hacia su pecho.

El Hotel los Lagos en esa época tenía varios lagartos, si, reptiles que servían de atracción para los visitantes, básicamente la actividad consistía en mirar dentro de unos estanques de piedra a los lagartos que no se movían pero ni en broma. También había una piscina con agua caliente y un tobogán, o dos no recuerdo bien. Las habitaciones que ocupábamos quedaban al fondo del hotel, en una área recién construida.

El primer día yo no me metí a la piscina porque ya era tarde, además el hambre dominaba mi mente, después de comer me fui a dormir, no si antes ver otro acto circense, esta vez malabares con tres y cuatro aros, he de confesar que las presentaciones de José tenían su atractivo.

Tengo que aclarar que el Hotel los Lagos no es un hotel gay, ni creo que entre dentro de la clasificación de Gayfriendly, pero esos días estaba bastante libre con muchas habitaciones bacantes, así que no era problema que cuatro hombres anduvieran por ahí, de todas formas nos comportamos lo más discretos posibles, dos jóvenes y dos extranjeros maduros; yo ahora se lo que pensaba los trabajadores del hotel.

Al día siguiente fuimos a la piscina en la mañana. Recuerdo que José usaba una de esas pantas de futbol que son cortas, estuvimos ahí los cuatro un rato, después Marco y Bill salieron, creo que era a ver su correo electrónico o algo así. Yo me quedé solo con José. No habíamos hablado mucho antes,  así que fue una buena oportunidad para conversar. Él preguntó sobre mi vida y como había conocido a Marco, yo pregunté sobre su vida y su afición a los malabares. La conversación de pronto tomó un rumbo inesperado, cuando José pregunto: ¿Qué le gusta hacer a Marco? Evidentemente yo sabía en que dirección apuntaba aquella frase, me puse un poco nervioso e incomodo, José trató de relajar el ambiente contestando a su propia pregunta.  Las siguientes palabras que oí fueron: A él le gusta mamar y que se la metan bien duro, a veces quiere meterla. Salí de la piscina, con no se que excusa, recuerdo la erección de José que se marcaba por la pantaloneta mojada.

 

Fin, primera parte.

Comentarios o sugerencias siempre son bienvenidos.

quevarasdemae@gmail.com

Deja un comentario (los comentarios podrían tardar en aparecer, aprox. 5 minútos)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s