Parque Nacional o un bloguero que se mandó a la calle


La Sabana Banner

quevarasdemae.com

el nuevo hogar de quevarasdemae, estamos en proceso de cambio pronto el blog de wordpress no estará activo, entra al nuevo sitio quevarasdemae.com

Hace algunos días fui al Cine Magaly a ver la última película de Woody Allen, no me gustó, pero de crítica cinematográfica no va este post. De regreso del Magaly pasé por el Parque Nacional, eran como las 9 de la noche. Conozco muchas historias de dicho parque, la mayoría relacionadas con la prostitución masculina.   Sentí curiosidad mientras cruzaba el lugar, cerca del Monumento Nacional me senté a observar un poco, ese día vestía una camisa blanca y un jeans claro, por lo que debía atraer un poco la atención, así que decidí moverme debajo de la sombra que forma el monumento.

Habían unas 15 personas en el parque, en su mayoría hombres, algunos sentados en las bancas, otros deambulando en la parte interna,  y del lado este; un joven con una suéter verde, mirando de un lado hacia otro. Invertí unos 40 minutos en  mirar a este hombre del suéter verde, durante ese tiempo el mae habló con otro hombre que iba  a pie, después se detuvieron dos autos frente a él.

El primero auto apenas se detuvo unos segundos, ni siquiera abrió la ventana, seguramente persuadido por la presencia de una patrulla del otro lado del parque. El segundo auto se detuvo más tiempo, la ventana del auto descendió y el hombre que conducía conversó con el hombre de verde, después de un minuto de plática, el hombre de verde rodeó el auto y se montó en el asiento del pasajero. El carro bordeando el parque, pasando frente al Tribunal Supremo de Elecciones, se alejó.

Ese día después de ver todo lo ocurrido, llegué a la conclusión de que debía escribir un artículo. Esa misma noche planee todo.

Un plan, pero no perfecto

Era un día feriado, me puse una jaquet de color oscuro que casi nunca uso , un jeans también oscuros, unas tenis y un gorro (cortesía de mi hermano).  Salí a las 9 de la noche de mi casa con rumbo al Parque Nacional, llegué al lugar pasadas las 9:30 p.m.

Debo confesar que no estaba muy enterado de como funciona el asunto del sexo por dinero, no sabía cuales son las tarifas normales, apenas había diseñado un plan por si la policía se aparecía (que incluía algunas de mis identificaciones de lugares donde estudio). Puse mi celular en silencio y lo escondí en la parte interna de mi pantalón, hice lo mismo con mis  documentos y 10 rojos en efectivo. No llevaba billetera. Antes de llegar y en caso de que algo pasara, llamé a un amigo y le dije que estaba en una actividad del Ministerio de Cultura y que si lo podía llamar cuando salía, para hacer algo, así alguien sabia más o menos donde estaba.

Me ubiqué en la zona este del parque, en la parte más cercana al edificio de la Asamblea Legislativa, del otro lado había otro hombre en el mismo plan que yo, pero el sabía lo que hacia, eso era evidente.

Pasadas las diez fui a comprarme algo al Mas x Menos de Cuesta de Moras y regresé. No pasaban muchos autos, cuando eran cerca de las once los autos que pasaban y se detenían se volvieron más frecuentes.

Los autos cruzaban una vez sin detenerse a  velocidad media, luego giraban varias cuadras y volvían a aparecer, la segunda vez con frecuencia se detenían un momento. El primer auto que se detuvo y abrió la ventana había pasado un total de cuatro veces, la suerte le había tocado a mi “compañero” del otro lado.  Casi sin conversación el hombre se subió al auto, eso me transformaba en único en busca de cliente en la zona este.

Di una vuelta, en la que vi a algunos hombres sentados en quiosco del parque (desentendidos de los asuntos de autos y clientes), y a tres o  cuatro hombres más en la parte oeste del parque, buscando clientes también.  Subí de nuevo al lado este, a pesar de que me daba un poco de miedo que fuera el lugar más solitario. En el parque siempre hay vigilancia menor por parte de la policía, y también es frecuente  ver aparecer una que otra patrulla, por eso decidí sentarme para no llamar demasiado la atención.

A las 11:45 p.m. apareció el candidato perfecto, un 4×4 que ya había pasado unas dos veces, apunté la placa disimuladamente en un papel que llevaba en la bolsa. Me acerqué al auto respirando un poco acelerado, aunque sonreía para no parecer inseguro. La ventana tardó un poco en abrir, cuando por fin abrió no fui el primero en  hablar, solo contesté dos o tres preguntas que me hicieron con frases cortas. No hubo acuerdo el auto se marchó, pero regresó en algunos minutos. Subí al auto casi sin pensarlo, creo que de meditarlo no lo hubiese hecho. La conversación era un poco incomoda, mientras el auto se desplazaba lentamente. Solté las preguntas que había planeado, y traté de aprovechar el tiempo lo mayor posible.  Al tomar el carro hacia San Pedro me inventé una excusa y me bajé de pronto del auto, el asunto fue un tanto raro, era lógico, mi escape no lo había planeado muy bien.

¿Qué puedo decir de mi experiencia? es imposible generalizar con una sola vez que se hace algo, el hombre que se detuvo en mi caso parecía ser un buen tipo, pero es obvio que no siempre así. No es fácil subir a un auto, hacerse el agradable y tratar de lograr la aceptación de la otra persona.  No voy a juzgar a los que se prostituyen o a los que pagan por sus servicios.  Ahhh y además no se si  recomendarles la experiencia a los lectores del blog.

quevarasdemae.com

el nuevo hogar de quevarasdemae, estamos en proceso de cambio pronto el blog de wordpress no estará activo, entra al nuevo sitio quevarasdemae.com

Comentarios y sugerencias siempre son bienvenidos.

quevarasdemae@gmail.com

2 Comments

  1. Hola me parece que puedo aportar un poco al tema, pero primero me presento un poco soy un mae bi con una vida social 100% hetero, mis gustos gays aparecieron desde los 14 o 15 pero los reprimi no fue hasta los 22 que decidí experimentar. Y en internet uno encuentra de TODO, por esas vueltas del destino una vez encontre una pagina donde un mae ofrecía sus servicios sexuales lo contacte y estuvimos el me conto que estuvo trabajando mucho tiempo en ese sitio en el Parque nacional, parte trágica o triste de esto es que al mae lo echaron de la casa a los 14 años por que le dijo a la mama que era gay y tuvo que prostituirse, hasta que decidio no ir mas y seguir por medio de internet.

    Una vez me conto que lo fueron a dejar tirar como 50 mts antes del tunel Zurquì y se tuvo que venir caminando desde allì hasta chepe centro. Asì tambien me conto que habia dìas que sacaba alrededor como 120.000.00 colones por dia. Aproximadamente a 25000 o 35000, por cliente.

    Disculpas por dejar un correo falso.

    Responder

  2. Wow, que interesante, siempre me ha llamado la atención el tema de la prostitución masculina, me da morbo la idea de yo ser un prostituto, subirme a carros de desconocidos, tener sexo con posibles hombres de familia, es algo peligroso pero excitante… aun así no creo que haga algo así.

    Responder

Deja un comentario (los comentarios podrían tardar en aparecer, aprox. 5 minútos)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s